¿Qué es la hiperplasia prostática benigna?

La hiperplasia prostática benigna (que también se llama hiperplasia prostática obstructiva o crecimiento prostático obstructivo, por sus siglas en inglés se le dice BPH) es una enfermedad muy frecuente que afecta a los varones mayores de 50 años.  La próstata es una glándula que se encuentra en la base de la vejiga (donde se almacena la orina) la cual rodea a la uretra (el conducto por el que pasa la orina). A medida que los hombres envejecen, la próstata va aumentando de tamaño, este crecimiento produce una presión en la uretra esto hace que el flujo de orina sea débil y con menor velocidad. “Benigna” significa que el agrandamiento no es provocado por un cáncer ni por una infección. “Hiperplasia” significa agrandamiento.

Hiperplasia prostatica

Hiperplasia prostática benigna: en la imagen de la derecha vemos una próstata normal y a la izquierda vemos como el crecimiento de esta causa obstrucción de la uretra.

Síntomas

La mayoría de los síntomas de la hiperplasia prostática benigna comienzan en forma gradual.

  • Disminución en la fuerza y velocidad del chorro de orina.
  • Orinar con pausas, o sea que salen pequeños chorros.
  • Goteo de orina después de haber orinado.
  • Sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga.
  • Problemas o retardo para que comience el flujo de la orina.
  • Despertarse a orinar por las noches con mayor frecuencia.
  • Aumento de la frecuencia de Orinar en el día.
  • Una obstrucción completa urinaria lo que impide al paciente orinar y produce dolor intenso, por lo que es una urgencia y es necesario atención inmediata.

Estos mismos síntomas pueden ser provocados por otras enfermedades diferentes a la hiperplasia prostática benigna. Podrían presentarse en otras enfermedades como infección urinaria u otras enfermedades más graves como un cáncer de vejiga o cáncer de próstata. Informe a su Urólogo la presencia de estos síntomas, para que solicite las pruebas necesarias para hacer el diagnóstico correcto dentro de las diferentes enfermedades que causan estos síntomas.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo sabrá mi médico si tengo Hiperplasia prostática benigna?

El diagnóstico se hace en base a una historia clínica la cual consiste en una serie de preguntas. Después su Urólogo realizará un examen físico dentro del cual se debe realizar una tacto rectal para examinar la próstata. Este examen permite que su médico palpe el tamaño de la próstata, recuerde que el diagnóstico de cáncer de próstata es una posibilidad al presentar estos síntomas, por lo que el tacto rectal es parte indispensable del examen físico completo.

Para asegurarse de que su problema de próstata sea benigno, es posible que su Urólogo solicite estudios de laboratorio como examen general de orina y exámenes de sangre dentro de los cuales es muy importante el antígeno prostático específico, también es posible que solicite un ultrasonido de la próstata, e incluso una biopsia de la próstata si un cáncer de próstata estuviera dentro de las posibilidades diagnósticas que su Urólogo considero como probables.

Hiperplasia próstatica obstructiva. Ultrasonido transabdominal de vejiga y próstata

Ultrasonido transabdominal de vejiga y próstata. En la hiperplasia prostática benigna el crecimiento de la próstata no permite un adecuado vaciamiento de la vejiga con lo cual se retiene orina.

 

Tratamiento

¿Como tratará mi Urólogo la hiperplasia prostática benigna?

  • En los casos leves no será necesario realizar ningún tratamiento.
  • Si el problema es moderado, existen medicamentos que tienen como objetivo retrasar la cirugía o evitar la obstrucción completa.  En algunas ocasiones se dejan unos medicamentos que reducen el tamaño de la próstata.
  • Si se produce un bloqueo completo es necesario colocar una sonda durante algunos días.  Si vuelve a presentarse esto lo mejor es realizar el tratamiento quirúrgico.
  • En los casos más graves se tratará con cirugía. En la resección transuretral de próstata es una forma de cirugía de invasión mínima ya que se quita el tejido prostático a través de la uretra por el pene, también se le llaman resección transuretral de próstata o RTUP.
  • Otras formas de invasión mínima son las técnicas que utilizan calor, microondas y láser (Greenlight) sin embargo tienen sus indicaciones precisas y no todos los pacientes se benefician de estas.  Además hasta la fecha no hay una técnica que supere a la resección transuretral de la próstata.
  • Cuando es muy grande la próstata, lo mejor es realizar la cirugía abierta.
  • Las técnicas utilizan calor, microondas y rayos láser para remover la obstrucción.

La cirugía se considera el tratamiento más eficaz y se usa en hombres que tienen síntomas intensos que persisten después de haberse probado otros tratamientos. Las formas de tratamiento dependerá del tamal de la próstata así como del deseo del paciente.  Los tipos de cirugía que pueden utilizarse son:

Cuando se realiza la cirugía esta es a por lo general a través de la uretra (resección transuretral de próstata o RTUP) y no deja cicatrices. Aún así, la cirugía tiene riesgos, como el sangrado, la infección, incontinencia urinaria. Por lo general, estos riesgos son muy bajos.

¿Hay algún medicamento que pueda tomar?

Hay medicamentos disponibles para el tratamiento de la hiperplasia prostática.  Basicamente el tratamiento médico de esta enferemdad se pueden utilizar 2 tipos de medicamentos. Los bloqueadores de la 5 alfa reductasa (La finasterida y la dutasterida) y los alfa bloqueadores (Tamsulosina, doxazosina, terazosina y alfuzosina).  Los bloqueadores de la 5 alfa reductasa bloquean una hormona natural que produce el crecimiento de la próstata, sin embargo no a todos los pacientes es recomendado indicárselo.  Los efectos secundarios los bloqueadores de la 5 alfa reductasa son poco frecuentes y leves, por lo general, se relacionan con la función sexual y desaparecen al suspender el medicamento. La próstata puede volver a crecer al suspender el medicamento, por lo que es posible que su Urólogo le indique otro tratamiento.

Otro tipo de medicamentos, que se llaman alfa bloqueadores, también pueden ayudar a aliviar los síntomas de hiperplasia prostática benigna. Los alfa bloqueadores se han usado durante mucho tiempo para tratar la presión arterial alta, pero se ha demostrado que pueden ayudar a aliviar los síntomas de hiperplasia prostática benigna. Algunos de estos medicamentos son la terazosina, la doxazosina, la tamsulosina y la alfuzosina. Es probable que estos medicamentos no funcionen en todos los pacientes. Los efectos secundarios de los estos pueden ser mareos, fatiga y congestión nasal. Los efectos secundarios desaparecen si se deja de tomar el medicamento.

Preguntas que debe realizar a su Urólogo

¿Cuál es el mejor tratamiento para mí?

¿Duración de mi tratamiento?

¿Se considera la cirugía una opción?

¿Que efectos secundarios puede provocar  mi tratamiento?

¿Estoy en riesgo de desarrollar cáncer de próstata?

¿Hay algo que pueda hacer para que sea más fácil orinar?

¿Que otros factores diferentes a la  hiperplasia prostática benigna pudieran provocar estos síntomas?

¿Hay efectos secundarios de tipo sexual relacionados al tratamiento?